La silla

“Espera -y no al vacío que borró todo el cuarto- sino algunas palabras, un saludo, una conversación trivial, casi la misma siempre sobre aquellas amigas que vendrían.”   Circe Maia